La enfermedad celíaca

La celiaquía es un trastorno inflamatorio, de base autoinmune y de carácter permanente, que se presenta en individuos genéticamente predispuestos, provocado por la ingesta de gluten que provoca una atrofia de las vellosidades del intestino delgado dificultando la absorción de los nutrientes de los alimentos.

El gluten es una proteína que se encuentra en cerales como: trigo, cebada, centeno, espelta, kamut, triticale… y principalmente en el endosperma de la semilla.

La enfermedad celiaca afecta alrededor del 1% de la población, siendo más frecuente en las mujeres. Sin embargo el 75% de las personas con predisposición están sin diagnosticar ya que la celiaquía solamente se relacionaba con la forma clásica de presentación clínica.

Los síntomas más frecuentas son: pérdida de peso, pérdida de apetito, fatiga, vómitos, diarrea, dolor abdominal, hinchazón, deficits nutricionales, cansancio, dolor de cabeza, alteraciones del carácter, anemia.

El proceso de diagnóstico habitual consta de un examen clínico cuidadoso, una analítica de sangre, donde se incluyen marcadores serológicos de enfermedad celiaca, y una biopsia intestinal consistente en la extracción de una muestra de tejido del intestino delgado superior para comprobar si está dañado o no. Aunque se sospeche que se pueda padecer la enfermedad, es importante que no se deje de consumir gluten durante el diagnóstico para que las pruebas tengan validez.

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *