Comer fuera siendo celiaco

La celiaquía es una enfermedad que a veces puede causar problemas a la hora de comer fuera de casa. Muchas personas pueden verse afectadas por la poca variedad de restaurantes con opciones de platos sin gluten. Para las personas celíacas viajar o simplemente ir a comer fuera dejando la comodidad de sus hogares puede ser una decisión difícil de tomar.

Además, pueden sentirse incómodos si viajan con otras personas que no sufren esta enfermedad porque puede suponer un obstáculo a la hora de decidir dónde y qué comer. Quizás si están acompañados de un amigo o familiar le ayudarán y le entenderán, pero, ¿y si viaja con personas que no son de tu entorno más cercano? No podemos dejar que esta enfermedad impida hacer planes, sino que hay que aprender a vivir con ella.

Aquí podremos encontrar algunos trucos que son recomendables seguir para que la estancia fuera de casa sea agradable:

  • Escoge un destino dónde haya suficientes opciones de comida sin gluten. Dado que el conocimiento de la enfermedad ha evolucionado, más países están implementando medidas para que este colectivo pueda disfrutar de más facilidades. Por ejemplo, las aerolíneas o los cruceros siempre están recibiendo clientes con diferentes intolerancias y se han visto obligados a adaptar su menú.
  • Comer al aire libre también es una opción. ¿Qué te parece visitar algún lugar dónde puedas comer disfrutando de la naturaleza o en un parque? Ten en cuenta que tú mismo podrás prepararte la comida y tendrás la certeza de que está libre al 100% de alérgenos.
  • Si viajas a un país donde no se hable tu idioma trata de traducir lo que quieres decir con suficiente antelación para que entiendan que sufres una enfermedad.
  • También puedes llevarte snacks en la maleta para que los puedas comer durante tu viaje. Alimentos como los frutos secos o las galletas durarán un largo tiempo para que puedas consumirlos cuando te apetezca.
  • Consulta la página de la asociación de celíacos de ese país, allí podrás encontrar información sobre el programa de restauración sin gluten. Disfruta de los platos típicos adaptados a tu tipo de dieta.

Viajar y sufrir una enfermedad no es incompatible. Siempre hay alternativas para que puedas disfrutar tu estancia fuera de casa al máximo. Puedo suponer una barrera, claro que sí, pero con la ayuda de internet y de los nuevos medios digitales todo será más fácil. Además, no olvides comentar y escribir en internet sobre tu experiencia si visitas algún lugar que destaque por los productos sin gluten que ofrecen. De esta manera, ayudarás al resto de la sociedad que también sufre esta enfermedad.

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + seis =